Cómo matar los diarios impresos… 9

Durante años hubo diarios y revistas que con la complicidad de diseñadores pintamonas, creyeron que el modo de resolver sus problemas era reordenar los muebles, como si eso fuera a salvados del naufragio.

En INNOVATION pensamos que el rediseño gráfico es el final de un proceso de cambios.

No el principio.

Primero está siempre el contenido.

Los intereses, demandas y necesidades del público.

Luego cómo se reorganizan las redacciones y hasta cómo se rediseñan física y espacialmente.

Eso es re-pensar un diario.

No re-decorarlo con soluciones cosméticas y supuestamente milagrosas.

Re-pensar un diario impreso es hoy mucho más que cambiar su tipografía, su paleta de colores, su retícula o su formato.

Lo que hay que cambiar es el diario.

En un mercado donde el periodismo digital deja cada vez menos espacio a las noticias ya conocidas.

Por muy monas que las presentemos.

Lo que hay que cambiar es la mona.

Cómo matar los diarios impresos… 8

Las tratamos como si fueran floreros.

Mujeres-objeto.

Arrinconadas en guetos periodísticos con nombre de mujer.

Rodeadas de potingues y luciendo el palmito.

En revistas para subnormales.

O en suplementos marginales.

No olvidemos que en Barcelona llegó a publicarse un DIARIO FEMENINO.

Como si los diarios impresos fueran sólo para hombres.

Semejante insulto a la inteligencia, al periodismo y a las mujeres lo estamos pagando muy, muy caro.

Algo suicida cuando cada vez hay más periodistas, más editoras y más directoras de diarios.

Yo trabajo y he trabajado con directoras cuya fuerza periodística era y es formidable.

Con la pasión arrolladora de Oriana Fallaci.

El virtuosismo reporteril de Alma Guillermo Prieto.

El glamour cosmopolita de Tina Brown.

El periodismo puro y duro de Sylvie Kaufmann.

O el liderazgo empresarial de Kay Graham.

En diarios magníficos

En diarios plurales.

Completos.

Para todos.

Para ellos y para ellas.

Cómo matar los diarios impresos… 7

Hace ya varios años, y mucho antes de que el fenómeno de las redes sociales fuera una realidad indiscutible, en INNOVATION añadimos este párrafo a la VISION con la que fundamos nuestra consultora (“De Empresas de Medios a Turbinas Informativas”): “De Lectores a Audiencias y Comunidades”.

En eso creemos y eso recomendamos.

A los diarios impresos y a cualquier empresa periodística.

¿Por qué?

Por que los mono-medios han muerto.

Las redacciones mono-medio están conenadas a desaparecer.

Y los periodistas mono-medio también.

Esta nueva perspectiva hace de todos nosotros negocios, redacciones y periodistas necesariamente multimedia.

Unos lo haremos mejor que otros.

Unos seremos más efectivos con un lenguaje que con otro.

Pero hoy el periodismo impreso sin la amplificación que supone las nuevas plataformas y las nuevas audiencias y comunidades es un periodismo en vías de extinción.

Por eso la diversificación de medios y plataformas, la convergencia tecnológica y la integración de redacciones multimedia es la única respuesta posible.

Y eso es una buena noticia.

Porque se trata de una estrategia de crecimiento y desarrollo.

Cómo matar los diarios impresos…6

Me lo dijo hace pocos años un Director General de EL PAIS (“siempre negaré que te lo dije”): perdemos dinero con las ediciones de lunes a sábado pero la del domingo paga toda la semana.

Lo mismo ocurre en el resto del mundo.

La gente no tiene tiempo para leer en los días laborables.

Y empieza a no tenerlo, también, el fin de semana.

Por eso están cayendo y seguirán cayendo la venta y lectura de diarios impresos en sábado y domingo.

Hay que reinventar diarios con dos ciclos:

Los de  lunes a miércoles y los de de jueves a domingo.

Sin hacer diarios inacabables.

Diarios intimidantes.

Porque también los nuevos y largos fines de semana necesitamos “diarios-caviar”

No, “diarios-potaje”

Cómo matar los diarios impresos… 5

Nada más mortal que el “periodismo sedentario”.

Con redacciones llenas de gente.

Hipnotizadas ante las pantallas.

Reciclando materia muerta y haciendo “recortajes”

Wikiperiodismo de “cortar y pegar”

Hay que vaciar las redacciones y volver a la calle, a la gente, a las colas, a las broncas, al metro, los autobuses y los trenes de cercanías.

“Periodismo sudoroso” frente a periodismo de aire acondicionado.

Periodismo en movimiento.

Periodismo de suela de zapato.

Periodismo real y no periodismo virtual.

De segunda mano.

Inerte.

Sin pulso.

Plano.

Muerto.

Cómo matar los diarios impresos… 4

 El “arrevistamiento” de los diarios es volver a sus orígenes.

Los diarios-sábana nacieron como una estrategia defensiva ante los impuestos que se pagaban en función del número de páginas.

Eso es todo.

Y nada tienen que ver con el falso binomio sábana=calidad.

De hecho, el diario más escandaloso y popular de Europa es un sábana: el Bild alemán.

La cuestión de los formatos es clave para lectores de transportes públicos.

La facilidad y comodidad de lectura son fiundamentales en una sociedad de gente sin o con poco tiempo para leer.

Se acabaron ya las vacas gordas de una publicidad ilimitada que generó los diarios multi-sección.

Hoy necesitamos diarios compactos o, como dicen los franceses, “de una mano”.

Y todo esto no son más que mínimos.

En 30 años en este negocio no he visto todavía una encuesta donde los lectores “pidieran” diarios sábana, y si diarios mejor impresos, más manejables, menos intimidatorios, más selectivos y, atención, menos caros de producir.

Menos es más.

Diarios formato-caviar.

Cómo matar los diarios impresos…3

Viví hace años la larga e incabable agonía de Juan Pablo II en un diario norteamericano.

Una noche, como todas las noches, su director me decía fustrado y abatido:

“Pido a Dios que se lo lleve porque su agonía nos pone en evidencia”

Razón tenía porque, se quejaba, “¿qué demonios vamos a publicar mañana que ya no hayan visto, oído o leído nuestros lectores el día anterior y durante la madrugada cuando nuestras rotativas imprimen un diario ya superado por los acontecimientos?”

Buena pregunta.

Todo eso, sin embargo, no es nuevo.

Primero creyeron los diarios que las webs no eran competencia porque sólo colgaban las versiones online de las ediciones impresas.

Pero llegó Google News y todo cambió: nuestros lectores podían seguir las “últimas noticias” en tiempo real, las propias y las ajenas, las locales y las internacionales.

Todas.

Todo el tiempo.

En cualquier parte.

Luego vinieron otros “agregadores”, piratas o no, pero que nos “robaron” las últimas noticias.

Y ahora somos nosotros mismos los que vamos camino de “canabalizarlas” con versiones en tabletas que se actualizan a lo largo del día.

No en una sucesión deslabazada y a veces contradictoria de “flashes” noticiosos.

No.

En versiones que consolidan las noticias y las convierten en historias y análisis.

Periodismo que compagina lo instantáneo con el porqué y el más allá de las noticias.

Algo que tampoco es nuevo porque siempre las buenas agencias de noticias lo hicieron, lo hacen y lo seguirán haciendo.

Y ahí están Associated Press, Reuters o Bloomberg para demostrarlo.

Así que ya me dirán ustedes si no es urgente, vital, estratégico y decisivo el “repensar” el contenido y la estructura de los diarios impresos.

Los diarios del “día después” y no el “diario de ayer”

Ese es el reto.

Cómo matar los diarios impresos…2

Image

Tiene razón Gabriel García Márquez cuando dice que los diarios “ya no son los ‘propietarios’ de las noticias”

Pero todavía hay muchas redacciones que no se han enterado.

Y toda su obsesión sigue siendo “cerrar, cerrar, cerrar”.

O como dicen los brasileños, “fechar, fechar, fechar”.

Yo creo que es esa obsesión puede ser mortal.

Hoy una redacción debe trabajar sabiendo que sólo tiene tres opciones:

Una, publicar GRANDES EXCLUSIVAS.

Dos, tener AGENDA PROPIA.

Tres, ofrecer contenidos con VALOR AÑADIDO.

El resto es historia.

Por tanto, a breves.

Como matar los diarios impresos… 1

Con demasiada frecuencia los periodistas nos creemos el centro del universo informativo.

Nos miramos al obligo.

Somos narcisistas.

Y acabamos siendo arrogantes.

Nos olvidamos de la gente.

De nuestros lectores.

Cuando, no lo olvidemos, ellos y sólo ellos son los que mandan.

No los editores, directores, gerentes o accionistas.

Como matar los diarios impresos

La primera vez que hice una presentación de CÓMO MATAR… fue invitado por Juan Caño ante los directores de Hachette Filipacchi y con el director de PARIS MATCH delante.

Sobreviví.

Después de aquel CÓMO MATAR LAS REVISTAS volví a repetir el intento en el Congreso Mundial de Periódicos de la Asociación Mundial de Diarios (WAN) en Gotemburgo, Suecia, con un HOW TO KILL NEWSPAPERS.

Sobreviví.

Y ahora acabo de hacerlo de nuevo ante los propietarios, editores y directores de los 11 diarios más importantes de Latinoamérica reunidos en Miami con estas “50 Fórmulas Infalibles y Mortales de Necesidad” que concluyen con las “Cinco Grandes Revoluciones Pendientes” para que no se mueran o no los matemos.

Sobreviví.

Tengo que dar las gracias a Antonio Martín, nuestro gran consultor de diseño de diarios y revistas que es un también un crack haciendo nuestras presentaciones.

Prometo colgarlas todas y glosarlas con la brevedad prometida al comienzo de este blog.

Una por día para que no se atraganten.

Y muchas gracias por estar ahí.

%d bloggers like this: