Cómo matar los diarios impresos…14

Lo importante no es dónde se difunden las “exclusivas” sino el tenerlas.

Y si se tienen, por supuesto, hay que darlas a conocer con estrategias inteligentes y creativas que no perjudiquen al papel.

Las redes sociales, la web, la radio o la televisión pueden y deben hacerse eco de esas “exclusivas”

No faltaría más.

Pero una cosa es hacerse eco y otra quemarlas.

Promocionemos nuestras exclusivas cuanto antes, más y mejor, pero no las regalemos.

Ese es el tipo de contenido que justifica que el acceso total sea de pago.

Porque nadie paga, ni pagará, por nada que no sea escaso, único y exclusivo.

Regalarlo, señoras y señores, es el comienzo del fin.

Salvo que creamos en el “periodismo sin periodistas” que es lo mismo que el “chocolate sin cacao”

Algo en lo que un servidor, con perdón, no cree en absoluto.

Cómo matar los diarios impresos…13

Estamos en el mismo barco pero guerreando y todavía sin firmar la paz.

Con un “ellos” y “nosotros” que es signo de inmadurez y falta de sentido común.

Porque olvidamos que todos tenemos los mismos intereses: informar y servir a lectores y anunciantes, audiencias y comunidades.

Pero seguimos queriendo hacer la guerra por nuestra cuenta.

Al precio que sea.

Normalmente, la esterilidad, la crisis y la decadencia de nuestras redacciones.

Cuando no podemos permitirnos el lujo de perder el tiempo en discusiones bizantinas y estériles.

Entre talibanes del papel.

Y talibanes digitales.

Porque, señoras y señores, nadie es más que nadie.

Nadie.

Ni usted ni yo.

Nadie.

En las redacciones multimedia del futuro necesitamos talentos complementarios.

Nadie sobra.

Necesitamos, por el contrario, talentos que nos enriquezcan.

Gentes que nos unan.

No que nos dividan.

Con trifulcas de fanáticos.

Incapaces de ver que el futuro es de todos.

Trabajando juntos.

Sin arrogancia.

Como profesionales.

Y gente seria.

No como adolescentes malcriados.

Cómo matar los diarios impresos… 12

Estaban en sus laboratorios.

En otras plantas.

Marginados de las redacciones.

Donde se hablaba de “ellos” y “nosotros”

Como los infografistas.

Vistos como gente que trabajaba “para” nosotros, no “con” nosotros.

Eso hizo que muchos departamentos de fotografía se aislaran.

Y se convirtieran en guettos.

Sin voz ni voto.

Ninguneados por los plumillas.

Vistos como fotógrafos de “bodas y bautizos”

No es extraño, por tanto, que el fotoperiodismo siga siendo una asignatura pendiente.

Lamentablemente.

Inexplicablemente.

Cómo matar los diarios impresos…11

Nunca se pudo ser buen director o editor de un diario sin tener cultura visual, aunque sólo fuera tipográfica.

Pero hoy más que nunca.

Necesitamos redacciones que escriban bien y sepan presentar todavía mejor sus mensajes periodísticos.

A veces me sorprende que sean los anuncios lo que está mejor diseñado en muchos diarios.

Pero si ahora nuestros mensajes van desde el papel y más allá del papel, ese virtuosismo gráfico es vital.

Y no sólo con la tipografía, la fotografía, la ilustración, la infografía o el diseño.

También con lo audiovisual.

Y también con las animaciones multimedia.

Tener directores de Periodismo Gráfico y Audiovisual (PGA) es más importante y necesario que nunca.

Pero todavía lo es más que los directores y editores de esos diarios conozcan esos lenguajes.

Y respeten a los periodistas visuales.

Cómo matar los diarios impresos…10

El mejor diseño es el que no se ve.

El que permite transmitir la máxima información sin distracciones ni interferencias.

Por eso el mejor diseño es siempre el más simple.

El más claro y ordenado.

El más transparente.

Pero para eso se necesita pensarlo con tiempo.

Planificarlo.

Pre-diseñar.

Al principio y no al final.

%d bloggers like this: