Cómo matar los diarios impresos (38): menospreciando la publicidad

COMO 38

Esa fue la gran razón de existencia de los clasificados.

La gente hacía cola en las puertas de los talleres para poder consultar antes que nadie los anuncios por palabras.

Y todas las encuestas certifican que los lectores consideran los “avisos” como parte de su dieta informativa.

No en vano, las primeras gazetas comerciales eran eso: “diarios de avisos”.

Por tanto, cuantos más y mejores anuncios, mejor que mejor.

 

Leave a comment

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: