38 GREAT MAGAZINE COVERS (8)

ELLE-WIM-May-Rita-Ora-subcover-2

38 GREAT COVER MAGAZINES (5)

Unknown

El Pedro Jota que yo he conocido

Captura1

Como algunos de ustedes saben, vivo desde hace más de 15 años fuera de España; ahora resido en Gran Bretaña, desde donde opera INNOVATION y, por tanto, no estoy muy al día de los dimes y diretes de la política española.

Estos días estoy leyendo semblanzas, unas mejores que otras, de Pedro J. Ramírez, donde se mezclan los elogios, las críticas, la admiración, el rencor y hasta los insultos.

Yo no voy a entrar en esa batalla campal; primero, porque no me gusta hablar de lo que no sé y segundo, porque el Pedro Jota que yo conozco es otro. Y de ese, precisamente, quisiera hablarles ahora que algunos se sienten con el derecho a hacer leña del árbol caído.

El destituido director de El Mundo, Pedro J. Ramírez acababa de terminar sus estudios de Periodismo en la Universidad de Navarra, cuando yo llegué a hacer mi doctorado en Pamplona.

Alfonso Nieto, Francisco Gómez Antón y Carlos Soria fueron quizás sus profesores más admirados. Carlos fué quien le entrevistó en el examen de admisión y recuerda que acabaron hablando de Pablo Neruda. De ellos escuché cómo Pedro Jota había sido un estudiante listo como pocos, inquieto, deportista, apasionado por el teatro y con más intereses extra-académicos, que la mayoría de sus compañeros de carrera. Algo muy parecido a lo que yo mismo experimenté pocos años después con otras “pedrojotas” como Antoñito Herrero o Luis Herrero.

Supe que, terminada su carrera, Pedro Jota se fue a Estados Unidos y allí coincidió con la apoteosis periodística del Watergate y la renuncia de Richard Nixon. Volvió a España y recuerdo que José Luis Cebrián Boné le dio trabajo en La Actualidad Española y más tarde fue su director en ABC. Y siempre le oí al temible Cebrián Boné hablar con admiración de las dotes periodísticas de Pedro. Juan Tomás de Salas se lo llevó a Diario 16 y allí fue uno de los directores de diarios más jóvenes de España. Cuando las presiones del gobierno de Felipe González se hicieron insoportables, fue sacrificado al poder y acabó fundando El Mundo, con muchos de los mejores periodistas, que también abandonaron un diario que ya no existe y, en un tiempo récord, lanzaron éste que ahora puede estar en sus últimos meses de vida.

A Pedro le conocí a mi vuelta de pasar un año en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en Nueva York; yo regresé con el encargo de desarrollar los programas de formación de los antiguos alumnos de Navarra y por eso conocí bien las experiencias del American Press Institute (API), de la Nieman Foundation y las actividades profesionales de la entonces America Newspaper Publishers Association (ANPA), hoy la Newspaper American Association (NAA), la American Society of Newspaper Editors (ASNE), la Society for News Design (SND) o el Newspaper Advertising Bureau (NAB) que dirigía aquel gigante que fue Leo Bogart.

A partir de 1979 ese fue mi trabajo. Empezamos con los primeros “seminarios profesionales para altos directivos de empresas informativas”, que así los llamábamos y que eran convocatorias de lujo, normalmente de medio día y con precios a la altura de los directivos que asistían y de los colegas de otros países, que venían a transmitir sus experiencias en medios líderes de todo el mundo. Muy pronto empezamos a organizar viajes de estudio y trabajo para conocer en Estados Unidos las empresas y directivos más innovadores, unas veces con motivo de las asambleas anuales de la ANPA y otras con motivo de acontecimientos periodísticos, donde se podía ver en directo la cobertura de elecciones presidenciales o convenciones políticas. Hicimos muchos “study tours” para ver allí los primeros laboratorios de innovación periodística como el de Knight Ridder, que dirigía Roger Fidler en Boulder (Colorado), o el MIT Media Lab y también reunirnos con figuras legendarias del mejor periodismo norteamericano  como Ben Bradley, Allen Neuharth, Barry Sussman, Warren Lerude, Joe Belden, Vincent Giuliano, Ben Compaine o Claude Erbsen; conocer de cerca las investigaciones de lectores y audiencias de Belden y Asociados en Dallas, o los trabajos de la Asociación Norteamericana para la Investigación de la Opinión Pública (AAPOR). Visitábamos la vieja sede del New York Times, éramos invitados a participar en el consejo editorial de USA Today, teníamos sesiones en el Poynter Institute, asaltábamos a Harold Evans en su despacho de Condé Nast Traveler, nos recibía Kate Graham en el Washington Post, pateábamos la redacción del Chicago Tribune, éramos huéspedes de la Associated Press o Bloomberg, almorzábamos en los “Faculty Clubs” de las universidades de Harvard, Columbia o Stanford, y hasta rompimos las reglas del Metropolitan Club en Nueva York donde tuvimos que recluirnos en uno de sus reservados porque venían con nosotros mujeres que entonces no eran admitidas en el comedor donde solía almorzar Henry Kissinger.

Fue con ocasión de estas andanzasm viajes y seminarios cuando conocí al Pedro Jota participante, entusiasta y habitual en estas actividades, junto con Alfonso de Salas, Antonio Fernández Galiano, Giorgio Valerio y otros directivos de El Mundo y Unidad Editorial.

Pedro y Alfonso recordarán una cena entrañable en un reservado del desaparecido Windows of the World Trade Center en Nueva York donde celebramos el final de una de aquellas descubiertas norteamericanas.

Poco antes de salir El Mundo, estuvo en Pamplona Juan Carlos Laviana, quien estaba reclutando gente joven y valiosa para el nuevo diario y se interesó por un primer seminario internacional de infografía, que habíamos organizado en vísperas de los Sanfermines y al que asistieron, entre otros, Mario Tascón, Tomás Ondarra y muchos otros pioneros de ese nuevo modo de contar historias. “Pedro Jota, nos dijo Juan Carlos, está muy interesado en hacer mucha infografía y necesitamos gente”. Fue así como les di el nombre de Tomás Ondarra, que rechazó la oferta de irse a Madrid (era entonces jefe de infografía de El Correo en Bilbao y hoy es director de infografía de El País) y en cambio Mario Tascón aceptó y acabó siendo el gran gurú de infografía primero y de Internet después en El Mundo y más tarde en Prisacom.

Meses después, Pedro Jota me pidió que le buscara un buen infografista norteamericano que pudiera trabajar un año con el equipo de Mario Tascón y así fue como llegó a Madrid Jeff Gortzen quien, al concluir su estancia en El Mundo, acabó pasando otro año en El Periódico de Catalunya, donde buscaban alguien parecido a Jeff para preparar la cobertura de las Olimpiadas de Barcelona. Antonio Franco me llamó y me preguntó: “¿Tú crees que este rubiales americano, que está en El Mundo, se vendría con nosotros?”. Se lo pregunté y se fue encantado. Años más tarde, y a través de Mario Tascón, me pidieron también ayuda para que el bueno de George Rorick pasara otro “año sabático” en El Mundo.

Luego la vida hizo que Mario dejara El Mundo y se fuera a Prisacom que acabó en una innecesaria batalla legal que a todos nos dejó un mal sabor de boca porque aquel tandem habia conseguido no sólo poner al diario a la cabeza de la infografía mundial sino también como el medio digital número uno del mundo hispano.

Cuento todo esto, porque es en este mundo de innovaciones periodísticas en el que conocí y admiré al mejor Pedro Jota, el director carismático, inquieto, creativo, líder, polifacético, apasionado por el periodismo de investigación; pero también por el periodismo visual y, finalmente, por la transición digital de los medios impresos donde él y El Mundo han sido y son todavía líderes indiscutibles.

Siempre fue un luchador por la libertad de prensa y por eso fui testigo de su trabajo en la Asociación Mundial de Diarios (WAN) donde llegó a presidir su Comité de Libertad de Prensa y conozco, de primera mano, sus intervenciones, viajes y gestiones para denunciar con arrojo y valentía ante las autoridades de regímenes represivos sus acosos a medios y periodistas.

Cuando de hecho fundamos en 1982 las actividades de consultoría de INNOVATION, muy pronto El Mundo, Unidad Editorial y RCS fueron clientes nuestros. Pedro Jota tiene fama de saberlo todo, no aceptar consejos ajenos y despreciar a los consultores de medios. Mi experiencia es la contraria y lo demuestra el afecto que siempre nos tuvo y los encargos que recibimos. Y no es coincidencia que INNOVATION lleve trabajando desde hace años en Milán con ese grupo desde que Victor Colao era CEO de RCS, y siempre por las buenas referencias que debieron recibir de Pedro J. Ramírez, Antonio Fernández Galiano y Giorgio Valerio.

Dicho esto, Pedro Jota es crítico, tiene ideas propias y hasta inamovibles.

Recuerdo que hace unos meses nos invitaron para tener con él, Antonio y sus directivos de redacción y gerencias un “brainstorming” sobre cómo otros medios estaban realizando la integración de sus redacciones. Pedro escuchaba con mucha atención y salvo la pausa obligada de 30 minutos, para estar en el consejo de redacción, se pasó todo el día con nosotros. Pero llegó el momento de la verdad y alguien preguntó si creíamos que las redacciones de Unidad Editorial debían integrarse. Pedro pensaba que ya lo estaban aunque se refería exclusivamente al trabajo coordinado de los periodistas digitales y de papel de El Mundo. Yo le expliqué que, a mi juicio, eso no era suficiente y que, sin conocer como ellos sus redacciones, pensaba que se podían conseguir más sinergias, optimizar más recursos y aumentar así la potencia de fuego del grupo y no sólo de las marcas aisladas. Su respuesta fue fulminante: “Eso aquí no se hará nunca”. Lo dijo y lo ha hecho. Y me parece muy bien porque él era el Director y el sabría las razones de una decisión estratégica que yo no compartía entonces y tampoco ahora.

Esto es casi todo; algunas veces Pedro me llamaba para cuestiones puntuales, para pedirme que escribiera en el diario, invitarme a algún seminario interno o cuando pasaba por Madrid para comer juntos.

Cuando se cumplieron los 20 años de El Mundo, Pedro, a través de Víctor de la Serna, otro gran periodista, me invitó a participar en un seminario donde también estuvieron los directores del Wall Street Journal, Times de Londres y el Daily Telegraph. La fiesta concluyó con una cena en el Hotel Palace, que presidieron los Reyes de España. En la sobremesa, Pedro me preguntó “¿Conoces al Rey?” Y yo, que soy más bien poco o nada monárquico, le dije que no. Se fue a por Juan Carlos y me lo presentó diciendo como buen relaciones públicas y amigo: “Majestad, este es Juan Antonio Giner, fundador de una de las mayores consultoras de medios, que asesora a grandes empresas periodísticas de todo el mundo y vive en Gales“. El Rey me estrechó la mano y respondió, como buen Borbón que es: “¿Y qué cojones hace un español en Gales?”

Termino. Nuestro último encuentro fue hace apenas dos semanas cuando quise que conociera al “Pedro Jota del periodismo mexicano”, Ramón Alberto Garza, otro gran amigo y cliente de INNOVATION que estaba en Madrid. Le puse un email a primera hora de la mañana para ver si tenía tiempo para recibirnos y yo, que creo conocerle un poco, le tenté con una frase del tipo “así podrás conocer la experiencia de Reporte Indigo, el medio digital más innovador de Latinoamérica”. No pasaron ni 10 minutos y Pedro ya nos estaba invitando a cenar esa misma noche.

Le vi cansado, como cansado debe estar todo director de un diario que al final de la jornada tiene que despedir el día con uno de sus gin-tonics preferidos; pero lo que, como siempre, más me impresionó fue cómo se entusiasmó navegando en su tableta por las aplicaciones, videos y recursos digitales de ese nuevo medio, Reporte Indigo. Lo que comenzó como una cena de cortesía, a un distinguido colega, acabó siendo el niño soñador, que se olvida de la mesa, se lanza al suelo y se pone a jugar con el nuevo tren en la sala de estar de su casa.

Allí estaban, para testificar que es cierto lo que digo, Fernando Baeta y Fernando Mas que, como Pedro, estaban cansados también, pero felices de despedir un duro día de trabajo jugando en el comedor de invitados de UNEDISA con aquel novedoso juguete digital, que hacía soñar de nuevo al Pedro Jota que siempre conocí: el niño grande y periodista apasionado por innovar.

El director de periódicos de mundo hispano más innovador que he conocido.

(Oleo de Guillermo Oyaguez Montero)

Una semana a mesa, cuchillo y mantel con Kay Graham, editora del mejor Washington Post

26907228-080926_KatharineGraham_1997.600x400

“The  Graham  Post”,  días  de  vino  y  rosas en  la  azarosa  vida  de  Katharine  Graham (1987)

Con este título publiqué en la revista Nuestro Tiempo una cover story sobre la propietaria del Washington Post a la que había conocido en Salzaburgo durante un inolvidable seminario para becarios de la Fundación Fulbright. Kay nos acompañó durante una semana y compartío mesa, cuchillo y mantel con todos nosotros, como uno más, divertida, pizpireta y curiosa porque sabía escuchar y preguntar: saberlo todo de todo.

Su presencia dentro y fuera del palacio donde convivimos dia y noche durante ese tiempo fue un soplo de frescura típicamente norteamericana. Allí era “Kay” y no dejaba que la tratásemos de otro modo. Le dije que me gustaría publicar su conferencia y me consiguió una copia escrita del original inglés. Sin andarse por las ramas me dijo con una enorme sonrisa: “No la he escrito yo, ya te puedes imaginar, pero si lleva mi firma”, y esa firma manuscrita fue la que luego publiqué como cierre de la traducción española.

De todo esto hace ya más de 36 años pero hoy he querido reproducir aquel texto escaneándolo, con mayor o menor fortuna, en este blog. Años más tarde lo incluí en mi libro más querido, “La Revolución Empieza en Harvard”, que era una recopilación de reportajes realizados durante mis primeros viajes y estancias en Estados Unidos, desde mi paso por la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia en Nueva York a los tiempos en Stanford y Harvard.

Para ilustrar la portada de la revista le pedí un original a Fernando Pagola, entonces un díscolo estudiante de Arquitectura pero en quién descubrí un enorme talento para la pintura. Hoy sus cuadros valen una fortuna y yo me arrepiento de no haber conservado los originales de decenas de covers que me hizo para Nuestro Tiempo.

Cuando este reportaje se publicó, le hice llegar por correo una copia de la revista y pronto recibí una nota personal suya. “No entiendo español pero da la impresión de que la de la portada so yo. Si viene a Washington DC pase a vernos”.

Así lo hice y sabiendo que su despacho en la séptima planta del Post tenía las paredes repletas de pequeños cuadros con fotas suyas (lo mismo que en su despacho en la masión de Georgetown) encargué un precioso marco de madera para la cover de Fernando. Cuando pude entregárselo en mano y agradecerle el permiso para publicar su conferencia, Kay quedó prendada del marco, se puso en pié, se dió la vuelta y empezó a recorrer con la vista las paredes del despacho como diciendo ¿y ahora dónde demonios coloco yo este nuevo cuadro? Pero lo encontró. Tomó el teléfono y llamó a su secretaria: “voy a pegar una nota amarilla en la pared frente a la ventana, diles a los mantenimiento que cuelguen ahí el cuadro que me acaban de regalar”.

Hoy conservo una copia de ese mismo marco en mi despacho junto a un escudo bordado que con la “G” de los Graham recuerdan aquellos dias con la editora del Post.

photo-5

Años más tarde, su hijo Don vendió Newsweek por un dólar y ahora acaba de vender The Washington Post por $250 millones.

Sea este mi cariñoso homenaje y recuerdo para la última gran editora de The Washington Post Company.

Espero haberle hecho justicia.

Que ustedes lo disfruten.

Yo no olvidaré esa semana como uno de los mejores momentos de mi vida, aunque hoy escriba esto con un pelín de tristeza, disgusto y hasta indignación.

Y ustedes ya me entienden qué quiero decir.

“The  Graham  Post”,  días  de  vino  y  rosas en  la  azarosa  vida  de  Katharine  Graham (1987)

Tiene  ojillos  de  perdiz,  cutis  sin  arrugas  y  boquita  de  piñón. Parece  feliz  y  segura  pero  en  su mirada  hay  un  punto  de  infinita  tristeza.  Luce un  contundente  collar  de  perlas  de  doble  vuelta y  viste  con  sencillez.  Parece  inofensiva  pero  ha demostrado  ser  una  mujer  de  hierro.  Afirman  que es  «la  mujer  más  poderosa  del  mundo»,  pero  lo niega  con  una  leve  sonrisa.  Tiene  69  años  y  llegó  a  la  cumbre  dejándose  la  vida  a  jirones.  Se  llama Katharine  Graham  y  es  la  dueña  absoluta  de  dos imperios  informativos:  el  diario  The  Washington Post  y  el  semanario  Newsweek.

Nieva  sobre  Salzburgo.  Temperaturas  bajo cero  y  un  viento  huracanado  reciben  a  medio centenar  de  periodistas  que,  de  22  países  y  cuatro  continentes,  llegamos  a  la  ciudad  de  Mozart. Katharine  Graham,  acompañada  de  los Knight,  un  joven  matrimonio  norteamericano que  viaja  con  ella  para  ayudarle  ante  cualquier contingencia,  arrastra  su  propia  maleta,  todavía con  la  etiqueta  distintiva  de  los  VIPs  que  vuelan  en  PanAm.

Calza  unas  botas  de  media  caña  de  piel  negra  sin  curtir. Se  cubre  con un  abrigo  de  lana natural  y  lleva  un  jersey  de  cuello  alto  que  le resguarda  de  la  ventisca.  La  senda  hacia  el  antiguo  palacio  del  Arzobispo  Leopold  Antón  Frei-herr  von  Firmian,  Príncipe  de  la  Iglesia  que  lo construyó  entre  1736  y  1744,  es  una  calzada  de gravilla.  El  hielo  la  ha  convertido  en  una  peligrosa  pista  de  patinaje  y  Katharine  (Kay)  Graham  es la         primera  en  comprobarlo  porque  da un  paso  y  ¡zas!  cae  redonda  y  está  a  punto  de romperse  la  crisma.  Los  Knight  saltan  como  un resorte  y  acuden  en  su  auxilio.  Ella  se  recompone  como  puede, maldice  la  borrasca  y  sacudiéndose  con   energía  enfila  erguida  y  majestuosa,  como  si  nada  hubiese  pasado,  la  puerta principal  de  esta  mansión  que,  desde  1947,  es la  sede  de  los  Salzburg  Seminar  in  American Studies.

La  propietaria  del  Washington  Post  y  Newsweek  va  a  participar  en  la  sesión  258  que  durante  dos        semanas  tratará  sobre  La  Responsabilidad  de  los  Medios  de  Comunicación.

Louis  Heren,  antiguo  subdirector  del  Times de  Londres  que  decidió  jubilarse  cuando  Murdoch  desembarcó  en  el  viejo  acorazado  del  periodismo  británico  («Mire  usted  yo  ya  no  estaba  para     esos  trotes»),  es  otro  de  los  invitados a  esta  encerrona  casi  siberiana.  Heren  está  eufórico  porque  en  este  primer  domingo  de  marzo ha  empezado  con  mejor  pie  que  la  Sra.  Graham  («Fui  a  una  Misa  Cantada  en  la  Catedral, asistí  a  un  concierto,  me  llevaron  a  beber  cerveza,  paseé  por  las  callejuelas  del  casco  viejo, almorzamos  en  un  restaurante  típico  y  aquí  me tiene:  hecho  una  rosa»).  Lo  dice  sentado  en  una de  las  grandes  mesas  circulares  que  como  nenúfares  gigantescos  pueblan  el  Marble  Hall  donde cenamos  todos  los  recién  llegados.

Nuestros  acompañantes  son  Nicholas  Katzenbach,  un  ministro  de  justicia  de  los  Estados Unidos  en  tiempos  de  Lyndon  Johnson,  y  que hace  un  año  se  jubiló  como  vicepresidente  de la  IBM;  Bonnie  Angelo,  directora  de  la  revistaTime  para  la  zona  Este  de  Norteamérica,  y  que de  1978  a  1985  estuvo  al  frente  de  su  oficina en  Londres,  primer  caso  de  una  mujer  gobernando  una  delegación  exterior  del  semanario fundado  por  Henry  Luce;  y  Pat  Murphy,  editor  de  The  Arizona  Republic  y  The  Phoenix  Gazette,  un  auténtico  cowboy  del  periodismo  sureño  que  es  un  manojo  de  nervios  pese  a tenerlos  de  acero  como  piloto  aficionado  que es,  pero  al  que  en  estos  días  el  nuevo  Gobernador  de  Arizona  le  trae  por  la  calle  de  la  amargura  («Fíjense  ustedes.  Me  invitó  a  comer  y apareció  flanqueado  por  dos  ayudantes.  Su  saludo  fue:  ¿Qué,  vamos  a  tener  guerra  durante cuatro  años?  Yo  le  dije:  No,  señor.  Así  que aquí  tiene  mis  cuatro  números  de  teléfono:  el de  mi  casa,  el  de  la  oficina,  el  del  coche  y  el de  mi  contestador  automático.  ¿Quieren  ustedes creer  que  anda  por  ahí  gritando  que  le  perseguimos  y  todavía  no  he  recibido  una  sola  llamada suya?»).  Kazch,  que  sufre  de  arteriesclerosis  pero  conserva  un  humor  estoico,  musita  con sorna:  «Tal  vez  los  haya  perdido».

Van  llegando  nuevos  viajeros  que  se  sientan a  la  mesa:  casi  a  los  postres  se  incorpora  el  Director  de  los  servicios  informativos  de  TV3,  la televisión  autonómica  de  Cataluña,  que  aterrizó en  Salzburgo  vía  Zürich.  Terminada  ya  la  cena todo  el  grupo  se  concentra  en  un  aula  para  el turno  de  autopresentaciones.

A  la  mañana  siguiente  inaugura  el  seminario  Thomas  Barr,  un  abogado  peleón  que  acaba de  batirse  en  los  tribunales  de  Nueva  York  defendiendo  a  la  Compañía  Time  Inc.  frente  al General  Sharon,  y  que  trabaja  en  un  despacho cuya  especialidad  son  los  casos  de  libelo:  el  último  terminó  en  tablas  cuando  la  CBS  pactó con  el  general  Westmoreland  una  solución  airosa  para  los  periodistas  de  su  programa  60  Minutes (una  especie  de  Informe  Semanal  que  desdesus  comienzos  ha  sido  llevado  al  juzgado  de guardia  en  más  de  150  ocasiones).

Sus  primeras  palabras  son  un  aviso  sobre  lo que  nos  espera:  «No  sé  si  saben,  dice  Barr,  que en  mi  país  las  dos  profesiones  con  mayor  número  de  sinvergüenzas  son  la  de  periodistas  y la  de  abogados.  Pues  bien;  en  este  seminario  la mayoría  pertenecemos  a  una  u  otra…  y  en  bastantes  casos  a  las  dos  al  mismo  tiempo».

El  Dr.  Claude-Jean  Bertrand,  Profesor  de  la Universidad  de  Nanterre  y  Visitante  de  la  Facultad  de  Ciencias  de  la  Información  de  la  de Navarra,  interrumpe  los  discursos  iniciales  para discrepar  sobre  el  programa  y  la  metodología del  seminario.  Kay  Graham  toma  asiento  al fondo  del  aula  y  desde  allí  sigue  con  atención las  primeras  escaramuzas.  Interviene  con  frecuencia  y  toma  notas  en  su  block.  Cuando  habla,  se  levanta  y  como  si  fuera  una  estudiante hace  preguntas,  puntualiza,  bromea  y  se  enfurece  cuando  díscolos  como  el  Prof.  Bertrand  hacen                proposiciones  cartesianas  para  que  los  debates  conduzcan  a  alguna  parte.

Hay  dos  polacos  que  justifican  la  censura de  prensa  y  acusan  a  los  norteamericanos  de violar  la  soberanía  informativa  de  su  país  con las  emisiones  de  Radio  Free  Europe.  Patricia Howard,  una  antigua  alumna  de  la  Universidad de  Harvard  que  ahora  trabaja  en  Munich  para esa  emisora,  pide  la  palabra  y  se  defiende («¿Por  qué  interfieren  ustedes  nuestras  emisiones?»).  Se  hace  un  silencio  y  la  pareja  polaca responde  («Nosotros  no  las  interferimos»).  Sorpresa  entre  el  respetable  hasta  que  un  subdirector  del     Servicio  Exterior  de  la  BBC  informa («En  realidad  es  verdad  que  los  polacos  no  interfieren  las  ondas  de  Radio  Free  Europe:  son los  soviéticos  desde  la  URSS  quienes  lo hacen»).

Una  asesora  del  Ministro  de  Justicia  de Israel,  Davida  Lachman Messer,  suscita  más  adelante  el  problema  de  que  lo  Bonnie  Angelo calificará  como  «Terrovision»  o  simbiosis  entre las  cámaras  y  los  terroristas.  Turcos,  palestinos,  holandeses,  indios,  españoles,  jordanos, griegos,  húngaros,  franceses…  se  lanzan  a  la  palestra  para  dirimir  la  cuestión.  Kay  Graham  no pierde  ocasión  para  intervenir.  Sigue  en  la  última  fila  con  su  block  de  notas  y  una  paciencia infinita  en  cada  una  de  las  alborotadas  sesiones.

Luego  las  discusiones  continúan  en  el  comedor, en  la  sala  de  estar  junto  a  la  chimenea,  durante los  entreactos  de  un  concierto  musical  en  honor  de  los  periodistas  o  tras  la  proyección  de los  videos  de  la  CBS  sobre  el  General  Westmoreland  o  de  Meera  Dewan  sobre  el  trabajo  de los  menores  de  edad  en  India.  Los  más  recalcitrantes  prolongan  las  discusiones  hasta  el  amanecer  en   la  bierstube  que  ocupa  los  sótanos  del palacio.

Una  mañana,  durante  el  desayuno,  Katharine  Graham  me  cuenta  un  reciente  episodio.

—«Subía  yo  a  mi  habitación  cuando  coincidí  en  el  ascensor  con  Marek,  este  chico  polaco.

Tan  pronto  como  me  vio  empezó  a  decirme  la gran  responsabilidad  que  yo  tenía.  Es  usted  la mujer  más  poderosa  del  mundo  y  la  paz  puede ser  posible  si  usted  se  empeña  y  convence  a Ronald  Reagan  para  que  abandone  el  proyecto de  guerra  de  las  galaxias».

Lo  recuerda  entre  asombrada  y  divertida.

—«Decirle  yo  a  Reagan…  Este  chico  no  sabe  lo  bien  que  nos  llevamos  con  la  Casa  Blanca,  sobre  todo  ahora  con  el  Irangate».

Para  explicar  la  historia  de  su  periódico  y exponer  sus  puntos  de  vista  sobre  cómo  su  empresa  cumple  sus  responsabilidades  ante  el  público, la   Sra.  Graham  sube  al  estrado  y  se atrinchera  detrás  del  ambón,  pertrechada  por unos  40  folios  mecanografiados  a  triple  espacio en  un  tipo  de  letras  mayúsculas  para  miopes.

Se  coloca  las  gafas,  toma  un  sorbo  de  agua,  garraspea  y  empieza  bromeando:  «Me  han  dicho que  tengo  una  hora.  ¡Dios  mío  yo  creo  que nunca  he  hablado  tanto  tiempo!».

Su  conferencia  apenas  revela  aspectos  esenciales  de  la  mujer  que  un  triste  día  de  1963  tuvo  que          enfrentarse  con  el  gran  dilema  de  su vida.

Katharine  Graham  había  nacido  en  Nueva York  en  1917,  hija  del  que  con  el  tiempo  sería primer  Director  del  Banco  Mundial,  Eugene Meyer,  el  mismo  que  en  1933  había  comprador por  825.000  dólares  un  diario  en  quiebra:  The Washington  Post.

El  4  de  julio  de  1940  se  casó  con  Phil  Graham,  el  mejor  partido  de  la  época  en  la  alta sociedad  de  Washington DC.  Un  brillante  abogado que  acababa  de  graduarse  en  Harvard,  donde había  sido  Director  de  The  Harvard  Law  Review.  «Phil,  dijo  uno  de  sus  profesores,  era  el más  inteligente  de  los  más  inteligentes,  tanto que  hubiera  sido  un  magnífico  Decano  siendo estudiante».  Protegido  de  Félix  Frankfurter,  uno de  los  jueces  más  famosos  del  Tribunal  Supremo,  era  tal  su  patronazgo  que  Phil  Graham  tuvo  que     pedirle  permiso  para  casarse  con  Katherine.

Le  acusaron  de  casarse  con  ella  para  heredar  la  fortuna  del  suegro  y  quedarse  con  elPost,  pero  Phil  ya  era  rico  y  por  entonces  el diario  era  una  ruina.  Además  sus  esperanzas iban  más  allá  del  periodismo  y  todo  el  mundo estaba  seguro  que  podía  llegar  a  Presidente  de los  Estados  Unidos  o  cuando  menos  a  Ministro de  Justicia.

Kay  fue  la  perfecta  madre  de  familia.  Tuvieron  cuatro  hijos  y  sus  salidas  del  hogar  siempre fueron  para  acompañar  a  su  marido.

En  1946,  Eugene  Meyer  decide  nombrar  a su  yerno  editor  del  Post  y,  dos  años  después, les  traspasó  a  él  y  a  su  hija  la  propiedad  del periódico.  Así  nació  The  Washington  Post  Company,  una  sociedad  familiar  con  un  consejo  formado por  cinco  personas,  presidido  honoríficamente  por  el  viejo  Meyer.

La  carrera  periodística  de  Phil  Graham  fue tan  vertiginosa  y  llena  de  éxitos  como  lo  había sido  la  de  abogado.  Amplió  los  negocios  informativos  de  la  empresa,  compró  en  1954  el  Washington  Times-Herald  y  en  1961  la  revista Newsweek.

A  partir  de  entonces  una  inesperada  y  gravísima  crisis  mental  le  convierten  en  un  personaje  atribulado  y  confuso.  Sus  colaboradores más  íntimos  se  dan  cuenta  que  está  loco  pero no  se  atreven  a  revelar  el  gran  secreto.  Su  mujer  asiste  impotente  al  deterioro  psíquico  de  un hombre  que  en  los  últimos  meses  de  su  vida aparece  frecuentemente  con  una  joven  periodista,  una  australiana  llamada  Robin  Weeb  que trabajaba  en  las  oficinas  de  Newsweek  en  París.

Su  inestabilidad  emocional  le  transforma  en un  ser  violento  que  amenaza  a  Kay  con  divorciarse  y  despojarle  de  su  participación  en  el Post.  En  1963,  durante  la  Asamblea  Anual  de la  Asociación  Norteamericana  de  Editores  de Diarios,  que  tiene  lugar  en  Phoenix,  Phil  sube al  estrado  y  empieza  a  recriminar  a  sus  colegas, les  llama  bastardos,  les  insulta,  les  acusa  de  ser unos  cobardes  y  les  increpa  diciendo  que  sus periódicos  son  una  porquería…  El  revuelo  es impresionante.  La  noticia  llega  inmediatamente a  la  Casa  Blanca  y  el  propio  Kennedy  ordena el  envío  del  avión  presidencial  para  recoger  al demente.  La  escena  del  regreso  fue  ocultada  a la  prensa.  En  un  hangar  del  aeropuerto  de Washington  le  esperaban  media  docena  de  altos cargos  del  diario.  Bajó  del  avión  acompañado por  dos  psiquiatras  y  fue  conducido  a  una  clínica  privada,  donde  estuvo  tres  veces  internado.

Su  mujer  no  faltó  ningún  día  a  la  cabecera del  enfermo,  pero  el  3  de  agosto  de  1963, mientras  Kay  estaba  en  otra  habitación  de  su casa  de  campo  en  Virginia,  un  disparo  acabó con  la  vida  de  su  marido.

El  suicidio  del  editor  del  Washington  Post ue  una  noticia  de  primera  página  en  todos  los periódicos. El  funeral  se  celebró  en  la  Catedral  de Washington  y  allí  estuvieron,  con  el  Presidente a  la  cabeza,  su  hermano  Robert  Kennedy,  Robert  MacNamara,  Theodore  Sorensen,  Pierre Salinger…  y  Félix  Frankfurter,  que  acudió  en una  silla  de  ruedas.

Sin  embargo,  el  momento  más  dramático  de aquellos  días  se  produjo  a  las  24  horas  del  suicidio  cuando  Katharine  Graham,  tras  abandoner su  mansión  de  la  calle  R  en  Georgetown,  el barrio  más  elegante  de  Washington DC,  llegó  en coche  al  edificio  del  Post  en  la  calle  L.  Allí,  en la  séptima  planta,  le  esperaban,  aturdidos,  los directivos  de  la  compañía.

Osborn  Elliot,  que  asistió  a  la  reunión  como  director  de  Newsweek,  la  recuerda  vestida de  negro,  inexpresiva  y  silenciosa  hasta  que  todos  estuvieron  sentados.  Luego,  levantando  la mirada,  leyó  una  breve  declaración  escrita.

Frente  a  todo  tipo  de  rumores,  dentro  y  fuera de  la  casa,  su  mensaje  era  rotundo:  «Señores, esta  es  una  empresa  familiar  y  lo  seguirá  siendo porque  para  eso  aquí  llega  una  nueva  generación».

Nadie  dijo  nada.  La  reunión  había  terminado.  Regresó  a  su  domicilio,  hizo  las  maletas  y con  su  hija  Lally  se  marcharon  a  realizar  un crucero  en  yate  por  las  aguas  del  Mar  Negro.

Mientras  tanto,  propios  y  extraños,  seguían  especulando  sobre  el  futuro  de  una  compañía próspera  e  influyente  ahora  en  manos  de  una viuda  inexperta  de  46  años  sin  ninguna  tradición  en  el  negocio.

Volvió  a  Washington DC  en  septiembre  y  lo primero  que  hizo  fue  ocupar  el  despacho  de  su marido.  Fue  entonces  cuando  alguien  de  la  familia  recordó  una  carta  suya  fechada  el  10  de diciembre  de  1937.  Katharine  estudiaba  el  último  año  de  su  carrera  en  la  Universidad  de Chicago  y  la  misiva  estaba  dirigida  a  su  hermana  mayor.  Eran  nueve  folios  escritos  a  máquina donde  le  contaba  sus  planes  para  el  futuro:  «Lo que  más  me  interesa,  le  decía,  es  el  periodismo laboral  para,  tal  vez  más  tarde,  pasar  al  periodismo  político.  Como  verás,  esto  no  supone ninguna  ayuda  a  papá.  El  quiere  y  necesita  alguien  que  se  haga  cargo  de  toda  la  empresa, desde  la  redacción,  distribución  y  ventas  hasta las  páginas  editoriales…  Y  yo  detesto  más  que ninguna  otra  cosa  en  el  mundo  los  asuntos  publicitarios  y  de  circulación  que  son,  precisamente, los  que  más  ocupan  y  preocupan  a  un  ejecutivo  de  prensa…  Además  sucede  que  tengo serias  dudas  sobre  mi  capacidad  para  cargar  con algo  tan  pesado  como  el  Washington  Post…»

Su  vida  empezó  a  cambiar.  Todo  era  nuevo para  ella,  incluso  las  críticas  sobre  el  periódico. Le  sorprendió  que  sus  amigos,  grandes  periodistas,  le  dijeran  que  The  Washington  Post  no  era un  buen diario,  cosa  que  ella  siempre  había creído.  Habló  con  James  Reston  y  con  Walter Lippmann  y  quedó  asombrada  por  sus  comentarios  negativos.

Estaba  desconcertada  por  lo  mucho  que  ignoraba.  Lippmann  le  aconsejó  que  cada  mañana leyera  el  Post  y  que,  a  continuación,  fuera  llamando  a  los  redactores  y  editores  encargados  de los  artículos  y  personajes  que  despertaran  su  interés.  Así  fue  conociendo  a  sus  empleados.  Les interrogaba  sobre  la  consistencia,  las  fuentes  y las  consecuencias  de  sus  informaciones.  Escuchaba  y  aprendía  sin  decirles  nada,  y  pronto  descubrió     que  las  críticas  eran  ciertas.  El  periódico tenía  notables  deficiencias,  arrastraba  inexplicables  rutinas  y  muchos  de  sus  directivos  eran  insensible  a  las  verdaderas  demandas  informativas de  una  ciudad  acostumbrada  a  tener  malos  periódicos.

En  1965  cambió  el  director  del  Post  y  apoyándose  en  la  energía  y  olfato  periodístico  de Benjamín  Bradlee  comenzó  una  revolución  inimaginable.  Ficharon  a  nuevos  columnistas,  las páginas  de  opinión  cobraron  mayor  dinamismo, la  información  internacional  aumentó  su  peso específico  mediante  el  nombramiento  de  docena y  media  de  corresponsales  en  el  extranjero  y, sobre  todo,  la  redacción  se  fue  llenando  de  jóvenes  valores,  algunos  de  los  cuales  crearon  graves         problemas.  Nicholas  von  Hoffman  sería uno  de  ellos:  «Si  tiene  un  buen  día,  Nick  puede  conseguir  de  200  a  300  bajas  de  suscriptores», diría  Bradlee.

David  Halberstan  ha  escrito  que  si  Kennedy hubiera  sido  periodista  habría  sido  como  Benjamín  Bradlee,  y  que  si  éste  hubiera  sido  politico habría  sido  Presidente.

Alto,  teatral  y  gesticulante,  el  Director  de The  Washington  Post  es  la  bestia  negra  de  todos los  inquilinos  de  la  Casa  Blanca.  Viste  camisas chillonas,  tiene  una  voz  cascajosa  y  trabaja  en un  despacho  cuyas  cristaleras  traslúcidas  dan  sobre  la  redacción. Dicen  que  no  soporta  a  los  tontos  y  que tiene  un  gran  ojo  clínico  para  fichar  periodistas,  pero  su  mayor  fracaso  fue  contratar  a  Janet Cooke,  una  redactora  que  se  inventó  un  reportaje  sobre  el  consumo  de  heroína  en  Washington  DC. Le dieron  el  Premio  Pulitzer,  se  descubrió  el  pastel  y  cuentan  que  Bradlee  echaba espuma  por  la  boca:  habló  con  ella,  la  puso  de patas  en  la  calle  y  ordenó  al  Ombudsman  del diario  que  publicara  «toda  la  verdad»  sobre  el caso.

Katharine  Graham  le  propuso  como  Director  en  1965  y  es  una  de  las  decisiones  de  las que  más  orgullosa  se  siente.  Bradlee  era  entonces  el  director  de  la  oficina  en  Washington DC  de la  revista  Newsweek  y  antes  había  sido  corresponsal  en  el  extranjero  y  agregado  de  prensa  en la  embajada  norteamericana  en  París.

Walter  Lippmann  le  aconsejó  un  día  que no  firmara  como  Ben  Bradlee  sino  como  Benjamín  Bradlee:  «Suena  a  cronista  deportivo».

Graduado  por  la  Universidad  de  Harvard, está  casado  con  Sally  Quinn,  directora  de  Style,una  de  las  secciones  más  famosas  del  Washington  Post.

Suele  recordar  el  lema  de  su  colegio  en  las afueras  de  Boston  («Best  Today,  Better  Tomorrow»)  y  dice  que  esa  es  la  mejor  divisa  para cualquier  profesional.

Este  Humprhey  Bogart  del  periodismo  es un  tipo  de  armas  tomar  y  Eugene  Paterson, ahora  Director  del  St.  Petersburg  Times,  contó hace  años  una  reacción  muy  típica  de  Bradlee. «Yo  era  Subdirector  del  Post  y  le  acompañé  a una  de  esas  tediosas  reuniones  de  la  Asociación Norteamericana  de  Directores  de  Diarios.  Ben empezó  a  calentarse  y  cuando  ya  no  pudo  más me  dijo:  En  este  maldito  lugar  no  hay  más  de 2  ó  3  personas  a  las  que  yo  contrataría  como redactores.  —Tranquilo,  tranquilo,  le  contesté. Porque  tampoco  más  de  2  ó  3  te  contratarían a  ti  como  Director».

Su  prueba  de  fuego  llegó  en  1971  con  los Papeles  del  Pentágono.  Dos  días  antes  de  publicar  esos  documentos  secretos,  el  Post  había empezado  a  cotizar  en  bolsa  1.350.000  acciones.  El gobierno  les  advirtió  del  riesgo  que  corrían.

Los  inversores  acusarían  el  golpe  y  las  cotizaciones  podrían  bajar  en  picado.  La  redacción quería  publicar  los  documentos,  sus  abogados  y gerentes  opinaban  lo  contrario  y  ella  tenía  que decidir  en  solitario.

«Si  no  los  publicamos,  le  dijo  Eugene  Paterson  que  entonces  era  subdirector  del  Post,  sera terrible,  porque  el  gobierno  sabe  que  los  tenemos  y  lo  utilizará  como  evidencia  frente  al New  York  Times  (que  los  estaba  ya  publicando).

Ellos  serán  el  periódico  malo  que  desafía  al  gobierno  y  nosotros  seremos  el  bueno  que  obedece  al  gobierno».

Ben  Bagdikian,  que  luego  sería  polemico Ombudsman  del  diario,  le  advirtió:  «La  redacción  se  revolverá  contra  usted  si  no  los  publicamos».

Eran  las  7  de  la  tarde  y  las  rotativas  no  podían  esperar.  Katharine  Graham  estaba  en  su casa  brindando  con  uno  de  sus  gerentes  que  se jubilaba,  cuando  la  reclamaron  por  teléfono. Era  su  abogado,  Friz  Beebe.  «Déjame  que  termine  de  brindar  y  vuelvo  ahora  mismo».  No; no  hay  tiempo,  le  contestó.  «Me  estás  obligando  a  decidir  por  teléfono  algo  que  al  New  York Times  le  llevó  tres  meses».  Se  pusieron  al  aparato  Bradlee  y  el  director  de  las  páginas  editoriales:    «Tenemos  que  publicarlos,  tenemos  que  publicarlos».  Junto  a  Kay  estaba  Paul  Ignatius, Presidente  del  Post,  que  trataba  de  escuchar  la conversación  telefónica  y  que  había  sido  hasta hacía  poco  Ministro  de  Marina  y  era  un  protegido  de  MacNamara.  Ignatius  le  susurró  al oído:  tómate  un  día  para  pensarlo.  Por  el  otro oído  le  llegaba  el  mensaje  opuesto:  hay  que  publicarlos.

De  repente,  cuenta  David  Halberstam  en The  Powers  That  Be,  el  semblante  de  Katharin Graham  se  transformó  y  como  salida  de  una ópera  wagneriana,  enérgica,  audaz  e  independiente,  dijo:  «All  right.  Let’s  go.  Let’s  publish».

Aquella  noche  y  los  días  siguientes,  la  editora  del  Post  fue  reconocida  como  la  mujer  que había  sido  capaz  de  desafiar  al  gobierno  arriesgando  la  fortuna  de  su  empresa  y  la  credibilidad  de  sus lectores.  La  opinión  pública  la  admiraba,  los  tribunales  le  dieron  la  razón,  sus redactores  confiaron  definitivamente  en  ella  y sus  abogados  y  gerentes  se  dieron  cuenta  de que  ella,  y  sólo  ella,  era  la  que  mandaba  en aquel  negocio.

(Y gracias a Marta, Javier, Chiqui y Christian por lo que ellos ya saben)

El fundador de Amazon compra The Washington Post (3): primera causa, la crisis publcitaria.

images-1

A mi juicio, las causas son muy variadas y no pueden reducirse a Internet que, en estos días de luces y sombras del periodismo, parecer que es lo mismo el gran “coco” que el infalible “curalotodo”

Primero, lo primero: la publicidad.

1. LOS DARIOS NO MUEREN POR FALTA DE LECTORES SINO POR FALTA DE PUBLICIDAD.

Lo repetía siempre Leo Bogart, autor de La Prensa y su Público, libro que tuve el honor de editar en usu versión española.

El Washington Post, como la gran mayoría de diarios norteamericanos, se desangraba publicitariamente.

Dejó escapar los clasificados.

Siguió primando una publicidad cara y barata al mismo tiempo.

Se llenó de encartes que daban dinero a sus impresores no a los diarios que los insertaban.

Maltrató a los anunciantes abusando de su situación de monopolio de hecho.

Inundó las ediciones con un volumen agobiante de centrimetraje publicitario que convertía a los contenidos periodísticos como simples rellenos para ocupar los huecos de lo que no eran anuncios.

2. EL MODELO DE DIARIO SABANA MULTI-SECCION BASADO NO EN INGRESOS DE CIRCULACION SINO DE PUBLICIDAD.

La primera vez que gracias a Barry Sussman estuve cara a cara con Ben Bradlee, entonces ya ex director del Post -una inolvidabkle conversación de casi dos horas acompañado de un pequeño grupo de colegas españoles y latinoamericanos- le pregunte cuál era la cosa de la que más se arrepentía tras ser muchos años el responsable periodístico del diario.

Su respuesta fue fulminante: “Haber hecho un diario intimidante”.

Era entonces el Post un periódico con ediciones diarias que superaban hasta las 200 páginas y los domingos podían ser el doble.

Tanto que en muchos kioscos de Washington DC se veían grandes containers donde los lectores compraban el diario, seleccionaban los cuadernos que les interesaban y echaban a esas papeleras el resto.

El diario sábana multi-sección era un donosaurio que los ha matado.

Mucho más cuando el 90-95% de sus ingresos procedían de la publicidad.

De nuevo Leo Bogart: un  modelo así es un gigante con piez de barro.

Bastó una crisis global como la que todavía estamos viviendo para que este tipo de diarios agonizaran violentamente.

Pero hay muchas más causas y de ellas hablaré en otro post.

 

 

 

El fundador de Amazon compra The Washington Post (2): lo viejo

washington-post-060813

Mi segunda reflexión es que los diarios nacen, mueren, se compran  y se venden como ocurre en todos los negocios.

Por tanto, calma.

La Prensa de Buenos Aires era el mejor diario de Latinoamérica y en realidad ya no existe.

Los Gainza lo vendieron.

Jornal do Brasil era el mejor diario del mundo en lengua portuguesa y en realidad ya no existe.

Los Nascimento Brito lo vendieron.

The World de Pulitzer murió.

Los diarios de Hearst dejaron de existir.

Lo mismo ocurrió con otro gigante como The New York Herald.

Park Row en Nueva York o Fleet Street en Londres dejaron de ser lo que fueron.

En España tuvimos dos grandes diarios llamados El Sol que lo fueron hasta que dejaron de publicarse.

Y así en todos los países, en todos los mercados y en todos los tiempos.

Por tanto las muertes de diarios no son epidémicas.

Cada una de ellas se explica por si misma.

La “fiebre amarilla” de los diarios es un explicación demasiado fácil.

Y la crisis de The Washington Post es un buen ejemplo.

Trataré de explicar en próximos posts las causas de esa decadencia, empezando con el final de una dinastía que compró el Post en los años 1930 y hasta poco antes de la muerte del esposo de Kay Graham fue un diario republicano, ultraconservador, de poca relevancia y nulo prestigio.

Con la llegada de Kay Graham, Ben Bradlee, Howard Simmons, Barry Sussman y toda una nueva generación de grandes periodistas, The Washington Post llegó a ser lo que nunca había sido: un diario independiente, liberal y muy rentable.

¿A qué se debe su decadencia?

El fundador de Amazon compra The Washington Post (1): lo nuevo

Inside An Amazon.com Distribution Center On Cyber Monday

Comienzo con este post una serie  de breves análisis dedicados a la venta de The Washington Post.

Primero hablemos de lo que es nuevo en esta venta porque hasta ahora los diarios era comporados cas siempre por otros diarios.

Lo nuevo es que ahora los compren dueños de equipos de beisbol (Boston Globe) o fundadores de gigantes del comercio online como Amazon (The Washington Post).

El dinero siempre ambicionó controlar la prensa independiente.

Los grandes negocios temen a la opinión pública y la tentación no es nueva.

Ahí están banqueros, especuladiores y constructores que siempre vieron la prensa como un modo de “estar armados”.

Me lo dijo hace años el banquero más importante de un país latinoamericano:

“Mire, Giner, yo he comporado este diario para estar armado. Y no tanto para disparar sino para que mis competidores, el gobierno o mis enemigos VEAN que estoy armado”

¿Es posible hacer periodismo independiente cuando tu propietario tiene grandes intereses que defender?

No lo creo, aunque conozco alguna excepción.

Jeff Bezos y Amazon los tiene y cada vez los tendrá más y serán más importantes.

Y llegará un día en que sus periodistas tengan que escribir críticamente sobre sus negocios.

Jeff Bezos invirtió hace unos meses en BusinessInsider, un digital puro de dudosa credibilidad, con un tono sensacionalista que esconde su debilidad periodística de fondo.

Y aun así acaba de publicar una historia denunciando las condiciones laborales en las grandes bodegas de Amazon.

Por la cuenta que le trae, no pedirá la cabeza de ese director o pondrá en la calle a ese reportero.

Pero si establecerá mecanismos sutiles y efectivos que le eviten nuevos sobresaltos.

Y su redacción se lo pensará dos veces antes de cubrir los negocios el dueño.

¿Hubiera sido posible que The New York Times escribiera sobre las factorias chinas de Apple si Steve Jobs hubiera comprado ese diario?

No, sencilla y desgraciadamente no.

Y el Times hoy no tendría ese Premio Pulitzer por publicar ese serial tan devastador y necesario que ha obligado a Apple a revisar sus acuerdos con proveedores externos.

Los diarios, frente a lo que muchos “nuevos ricos” puedan pensar no son un cuarto poder, una coraza ni tan sólo un negocio para vender información y publicidad.

Como siempre dijo Alejandro Junco de la Vega, fiundador del Grupo Reforma, y yo se lo he oído decir muchas veces, “los diarios estamos en el negocio de la credibilidad”.

Y eso es lo que debe preocuparle más que nada al nuevo dueño del Washington Post; no perder la credibilidad.

Sin ella no hay negocio que valga.

Credibilidad e independencia que ni se compra ni se vende.

Periodismo por “tierra, mar y aire”: nuevas formas de distribución digital

tumblr_mmhi27iSEd1rwjgooo1_r1_1280

Como contrapunto a lo que ayer y aquí mismo llamé “agujeros negros” ( los departamentos tradicionales de distribución de prensa), hoy publico en el diario El Mundo un artículo que reproduzco para quienes no tengan acceso a Orbytt:

LA DISTRIBUCIÓN DE CONTENIDOS  PERIODÍSTICOS POR “TIERRA, MAR Y AIRE”

Según la Asociación Mundial de Periódicos (WAN-IFRA) más de la mitad de los adultos leen diarios, la mayoría en su versión en papel: 2.500 millones de personas en papel y 600 millones en soportes digitales. La prensa es una industria global que genera más de 153.000 millones de euros al año.

Hoy esa huella periodística tan gigantesca aumenta sin cesar: el consumo de contenidos periodísticos en dispositivos móviles (celulares y tabletas) crece exponencialmente en todo el mundo con más de 7.000 millones de personas que los utilizan día y noche.

Las operadoras de telefonía, con China Móvil y sus 800 millones de suscriptores a la cabeza, lo saben bien. Como las dos grandes del mundo hispano, Telefónica y América Móvil que suman ya más de 500 millones de usuarios.

En la sociedad agraria el agua era la materia prima de todos los negocios y los acueductos su modo de distribución. Lo mismo sucedió en la sociedad industrial con el petróleo y los oleoductos. Y hoy pasa lo mismo con la información y los nuevos “informaductos” o “autopistas de la información”.

Así lo entiende el hombre más rico del mundo, Carlos Slim, que opera America Móvil, y ahora entra en el negocio de los contenidos con Ora.TV una television via web.

Eso explica también que Telefónica se haya aliado con Planeta y Bertelsmann creando Nubico una  plataforma móvil para vender libros, del mismo modo que ya con Spotify vende música. Y que ahora lo haga con Orbyt.

Lecciones que están aprendiendo también los periódicos cuyo negocio nunca fueron las rotativas, el papel o la distribución física de sus contenidos.

El Grupo Mirror en Gran Bretaña acaba de lanzar PaperPay, una aplicación para pagar en los kioscos con móviles en casi 50.000 puntos de venta de diarios que disponen de tecnologías PayPoint o PayZone.

Se cumple así la advertencia que hace años les hizo a los editores de diarios el director general de Google, Eric Schmidt: “su futuro es móvil”.

El director digital del Grupo Gannett, editor de USA Today decía esta semana: “El único tema sobre el que debemos pensar es cómo monetizar las plataformas móviles”. Cierto, aunque mejor hubiera sido decir que lo más importate es saber por qué tipo de contenidos la gente pagará.

Pore so hay que re-pensar las empresas periodísticas alrededor de “contenidos y audiencias” sabiendo cómo generarlos y distribuirlos  a lectores, audiencias y comunidades por todas las plataformas posibles.

La carrera por el domino en la producción, distribución y venta de contenidos no ha hecho más que empezar y los periódicos pueden y deben estar entre los pioneros de la difusion digital. El periodismo es nuestra gran ventaja competitiva y tenemos que hacerlo llegar por todos los medios: por “tierra mar y aire”.

Protestas gigantescas que requieren explicaciones, respuestas y soluciones

BRA_PIO

Así está el patio en Brasil.

Basta ver las Primeras Páginas de la prensa brasileña de hoy para darse cuenta que tanta foto, tanto clamaor y tanta indignación no pueden despacharse con tópicos, descalificaciones o llamadas al orden y control.

Aquí está pasando algo mucho mas serio.

Y los diarios están obligados a mojarse.

Algunos lo hacen con más primeras editorializantes.

Otros parecen desconcertados.

Lo que está claro es que Brasil tiene una prensa vibrante, valiente y populista.

Si los periódicos saben liderar lo que políticos, partidos, sindicatos y gobierno no supieron hacer, no va a quedar papel en los kioscos.

Como dije hoy mismo en este blog, es el tiempo de un “periodismo de problemas y soluciones”

BRA_AGAZBRA_OPOVOBRA_CBBRA_JSCBRA^SC_NDFBRA_ZHBRA^PE_JDCBRA^PA_OLEn Brasil y en todo el mundo.

Estado de Minas: una Primera Página que grita y editorializa

jornal_estado_minas.750

No se puede hacer todos los días.

Las Primeras Páginas están para informar.

Pero a veces también deben opinar.

Y no me parece mal que esta vez los amigos de Estado de Minas lo hayan hecho.

Con fuerza y creatividad.

Parabéns!

(Via el blog de Eduardo Tessler)

%d bloggers like this: